viernes, 16 de marzo de 2012

UNIDAD I - Lectura nº 6

Información recopilada por la profesora Alicia Mazza
.
LA FUNCIÓN ORIENTADORA DEL DOCENTE
En: http://rendezvouz.nireblog.com/post/2007/02/22/la-funcion-orientadora-del-docente
Por: JOSÉ PERNÍA
INTRODUCCIÓN
Frecuentemente se propone la cuestión acerca de cuáles son los límites del docente en el aula o si sus funciones comienzan y terminan en esta o, por el contrario, su labor incide en el seno familiar y en el contexto socio – cultural del educando. Desde esta perspectiva es válido analizar la función que ha venido cumpliendo el docente y la que les reclama la sociedad actual desde el conocimiento que se tiene del impacto que generan las actitudes, saberes y tendencias ideológicas, así como religiosas y valores culturales del docente al ejercer el liderazgo en el aula sobre los estudiantes.
En esta unidad se discutirá sobre el tema de la función orientadora del docente y sus implicaciones a nivel familiar y socio-cultural. Se inicia el informe con una definición y caracterización de la función tutorial del docente para luego realizar una delimitación que permita conocer los alcances de su labor y, finalmente, pergeñar algunas competencias mínimas requeridas al docente para ejercer exitosamente su labor orientadora.
Se parte de los asertos de Calonge (1988, citado en González, 1999) quien  considera la Orientación debía estar dirigida a todos los estudiantes, atender todos los aspectos de la personalidad y era concebida como un proceso de aprendizaje.
Definición:
En relación a lo que es un orientador, es posible señalar que de suyo, el profesor es un orientador que actúa más con el ejemplo que con palabras; no obstante en torno al orientador. Sánchez y Valdés (2003), citados por Paz (2005) mencionan que el orientador es un profesional que está especialmente preparado para evaluar las habilidades de una persona, sus aspiraciones, preferencias y necesidades, así como los factores ambientales que influyen o son importantes para una decisión.(p 3)
Castillo (2003) señala que el orientador es.. un excelente profesional de la docencia, aquel docente que llega al estudiante, quien logra estimularlo y propicia en él aprendizajes significativos... pero que aún en este caso, que parece ideal desde el punto de vista de vista docente... quizás no sea suficiente para garantizar que tal profesor ha de desempeñarse como un buen tutor. La razón es muy sencilla, no basta organizar y facilitar adecuadamente las experiencias de aprendizaje, además se requiere, poseer la disposición y actitud de querer compartir con otras sujetos su acervo pedagógico...
Esta actitud de desprendimiento, mediante la cual el profesor no transfiere parte de su saber sino que comparte lo que sabe, se evidencia en el aula de clase, a través del entusiasmo que se aprecia en los estudiantes al acometer las labores propias de su curso.
Pero el buen profesor aspira a ampliar esa orientación. No se conforma con orientar en grupo, sino que aspira a orientar de forma individual (por ejemplo, cuando habla con un alumno a la salida de clase o durante un descanso). Tampoco se conforma con orientar al estudiante, sino que pretende orientar a la persona que estudia (por ejemplo, cuando habla con un alumno que ha perdido la motivación por el estudio a causa de un problema familiar).
Con todo lo cual podemos arribar a una definición, personal y preliminar, de lo que es un docente – orientador: se trata de aquel profesor que, rebasando los límites académicos, se preocupa por el desarrollo integral de sus estudiantes, personalizando su acción orientadora y trascendiendo la relación docente – alumno hasta situarla en el campo de la amistad sincera, discreta y confiable, con lo cual puede intervenir no sólo en el área académico – vocacional, sino social – relacional de la persona y contribuir a elucidar, conjuntamente con ella los caminos para superar los diferentes desafíos que plantea el diario vivir; contribuyendo así a educar, no solo para la profesión, sino para la vida.
Características
A partir de lo antes expuesto, se hace necesario enumerar algunas características fundamentales del docente – orientador:
* El orientador es un conocedor del comportamiento humano, por lo cual sus consejos profundizan en el proceso de orientación personal, ayudando a la persona a descubrirse, a analizar sus fortalezas y debilidades y aceptarse tal como es, para desde allí planificar una estrategia para mejorar los aspectos de su personalidad que impiden o limitan su desarrollo.
*Al tener dominio de las estrategias metodológicas y pedagógicas para apoyar la adquisición de aprendizajes significativos, el docente orientador puede · coadyuvar a la personalización de los procesos de enseñanza-aprendizaje;
*Por todos los medios posibles, el docente orientador trata de procurar la integración de los escolares en su grupo-clase y en la globalidad de la dinámica de la escuela;
q Sus competencias profesionales le permiten coordinar el proceso evaluador y auto evaluador de los estudiantes y asesorar acerca de la promoción de los mismos;
*Tiene facilidades para · realizar un seguimiento de conjunto de los aprendizajes de los estudiantes para descubrir posibles dificultades y necesidades7 especiales, con el fin de ofrecer respuestas educativas oportunas y acudir, si es menester, a la búsqueda de apoyos específicos;
*En el decurso del proceso de enseñanza – aprendizaje, el orientador aprende a valorar a sus estudiantes, conociendo a fondo sus características, fortalezas y debilidades y puede favorecer la orientación académica de los alumnos e impulsar los procesos de su maduración vocacional y profesional; lo que hace fundamentalmente a través de procesos de auto-descubrimiento acompañado, en el cual el estudiante se reconoce y aplica estrategias metodológicas que le permitan hacer una valoración justa de sus capacidades.
*A través de todos los recursos pedagógicos disponibles, el docente orientador es capaz de estimular y desarrollar en el grupo de estudiantes actitudes de participación tanto en el centro como en la realidad exterior, natural y sociocultural. Generando impactos positivos en la familia y la comunidad.
Alcances y Limitaciones:
También es posible señalar algunos alcances de la labor orientadora del docente. No sin antes apuntar que todos los esfuerzos que haga se deben enmarcar estrictamente apegados a las leyes y reglamentos de ejercicio de la profesión y deben estar avalados por el entorno del estudiante, en cuanto familia y escuela participan de este entorno se refiere.
Teniendo en cuenta lo señalado anteriormente por Castillo (Ibíd., p3) se puede inferir que la labor docente en función de orientador está delimitada perfectamente por el ordenamiento jurídico vigente, pero que sus alcances son variados, según sea el campo de acción en el cual se esté ejerciendo la labor orientadora.
Puede verse claramente que los impactos de una adecuada orientación trascienden los muros escolares y requieren del análisis de la situación familiar, toda vez que, en el caso de estudiantes cuyos familiares tengan baja escolaridad, o ellos hayan superado la de sus padres, frecuentemente se registran problemas de rendimiento escolar al no hallar refuerzo doméstico para los aprendizajes obtenidos en la escuela.
Las condiciones socio – económicas del hogar tienen impactos positivos y negativos sobre el rendimiento académico de los estudiantes, tomando en cuenta que muchas de las labores que les corresponde asumir no pueden ser sufragadas desde los recursos familiares (adquisición de hojas especiales para dibujo, materiales y útiles, investigaciones por Internet, suministro de bibliografía, cuando no se trata de lo básico: alimentación.
En virtud de lo expuesto, el docente – orientador necesita tener un contacto directo con el núcleo familiar del estudiante y, más que ello, ganarse su confianza, respeto y admiración, para poder ejercer el necesario liderazgo desde el cual proponer cursos válidos de acción para la solución a los problemas planteados. Por todo esto se reafirma el carácter social de la orientación educativa, al no solo propiciar aprendizajes significativos en el estudiante, sino procurar cambios cualitativos en su condición de vida y en sus relaciones personales (Ruiz, 2005: 5)
Competencias mínimas del docente orientador
Frecuentemente la orientación se empieza a realizar de forma empírica, sin mayor acompañamiento que el sentido común. En el transcurso del desarrollo de su labor, el orientador va “quemando” algunas etapas dentro de las cuales llega a un nivel óptimo de preparación, si él mismo se ha sentido motivado por la labor orientadora. De lo contrario seguirá aplicando estrategias metodológicas obsoletas, e incluso inadecuadas, esperando que pase el tiempo, dejando que la fuerza de la costumbre y el movimiento del sistema lo conduzcan, hasta producir los resultados esperados por este. (Paz, 2005; 1)
Otro grupo selecto de educadores – orientadores, buscará perfeccionar sus cualidades, compartirá conocimientos, sistematizará sus experiencias e irá hacia la maduración de su labor orientadora, hasta poder prestar un servicio efectivo y de impactos favorables en el desarrollo de los estudiantes, no solo dentro de lo académico, sino en lo profesional, familiar y social.
Esto es así porque según lo afima Paz (2005:5) al sugerir que... al orientador le corresponde interactuar directamente con los actores principales del proceso educativo, es decir, los alumnos, pero también con docentes, directivos y padres de familia... labor esta que no puede desarrollar adecuada y exitosamente sin una formación en... sociología, psicología, además de ser hábil en entrevista, comunicación, manejo grupal y en desarrollar las competencias en la lectura y el estudio en los alumnos..
Este perfil mínimo del docente orientador asocia su labor con la programación y puesta en funcionamiento de campañas de sensibilización, vigilancia de los horarios, reuniones de análisis del desempeño educativo y docente, análisis de rendimiento académico y otras labores que lo hacen interactuar no solo con el personal docente y administrativo, sino con los estudiantes, obreros, padres y representantes y diversos personeros de la comunidad, a fin de encarar la formación integral de los estudiantes, en cuanto personas a las que les corresponderá el control y administración de la sociedad cuando tengan que asumir el relevo de la generación presente.
Es una competencia específica requerida para el docente – orientador el conocimiento de las técnicas de negociación, para el establecimiento de puntos de equilibrio en las relaciones interpersonales, que siempre se encuentran en conflicto, particularmente en la adolescencia y primera juventud, pero también debe conocer al destinatario de la acción orientadora (Paz, 2005:1)
Otra de las compentecias exigidas es la investigativa – educativa – desarrolladora, desde el punto de vista de la critica permanente al propio desempeño orientador y docente, (Díaz, B., cit en Paz, 2005) con la finalidad de estructurar las estrategias pedagógicas y metodológicas para superar las deficiencias que se tengan, a objeto de mejorar la calidad del servicio que presta el educador – orientador. Un educador que no se revise a sí mismo tiende a caer en el autoritarismo y en la errada convicción de siempre tener la razón lo cual puede conducirle a menospreciar las opiniones de sus estudiantes, causando efectos contraproducentes en su labor orientadora.
En la orientación es más lo que se predica con el ejemplo que lo que se dice, por lo tanto, dentro de las habilidades, destrezas, actitudes y valores distintivos de un educador – orientador se en encuentran la tolerancia, la paciencia, la flexibilidad como atributos con los cuales el educador debe vivir, para poder discutir con sus estudiantes acerca de ellos. Debe ser capaz de reconocerse a sí mismo en la diversidad y a respetar esta condición, cualquiera que sea su manifestación dentro del proceso de enseñanza – aprendizaje-
La autoconciencia y la consciencia política son atributos exigibles a un educador orientador que quiera establecer un proceso justo de apoyo a sus estudiantes. Desde esta óptica, el orientador debe conocerse a sí mismo, tener una justa valoración de su personalidad y estar consciente de sus limitaciones y capacidades para no optar por caminos que conduzcan al fracaso, pero tambien, según Paz (Ibíd.. p.5)... es necesario que el orientador tome conciencia de que forma parte de un gran sistema que persigue intereses bien definidos por la política educativa a los cuales sirve... en el entendido que este sistema delimita y controla su campo de acción y, en no pocas ocasiones, tendrá que enfrentarse con él, para lograr el pleno desarrollo de sus estudiantes..
BIBLIOGRAFÍA:
Bernal G., Antonio (2.000) Sentido Y Alcance De La Acción Tutorial Hacia La Personalización Educativa Revista Mexicana de Orientación Educativa N° 6, Julio-Octubre de 2005.
Paz L., María (2005) La Práctica del Orientador Educativo y la Motivación de Logro en los Alumnos Revista Mexicana de Orientación Educativa N° 6, Julio-Octubre de 2005

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada